Celebración del Día de Muertos

La Celebración del Día de Muertos en México tiene sus orígenes en la época prehispánica, se tiene conocimiento que etnias como los Mexicas, Mayas, Purépechas, Nahuas y Totonacas llevaban a cabo esta celebración en el noveno mes del Calendario Solar Mexica y duraba  todo un mes y era presidida por la Diosa Mictecacíhuatl (Dama de la Muerte).

En esa época se tenía la creencia de que los muertos en su viaje al más allá necesitaban comida para llegar a su destino final, por lo que al morir se dejaba junto a ellos comida, agua, ofrendas y diversos objetos.

Ya en la época de la colonia española esta tradición se mezcló y adaptó al calendario cristiano tomando los días 1 y 2 de noviembre para esta celebración; el 1 de noviembre día de todos los santos dedicado a los niños difuntos y el 2 de noviembre dedicado a los difuntos mayores, manteniendo la creencia de que en éstos días los difuntos regresaban a visitar a sus seres queridos por lo que debían encontrar comida y agua en sus hogares.

Esta tradición se sigue manteniendo hasta nuestros días, y en la mayoría de los hogares y escuelas se monta un Altar u Ofrenda colocando en ellas diversos objetos y alimentos como: pan de muerto, calaveritas, agua, dulces, fruta, veladoras, flores de Cempasuchitl y comida, además de adornos tan típicos como papel picado con figuras alusivas como  La Catrina (creada por José Guadalupe Posada).

Hoy orgullosamente esta tradición es Patrimonio de la Humanidad

La Celebración del Día de Muertos fue declarada por la UNESCO el 7 de noviembre de 2003 como Una Obra maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, la UNESCO dio esta distinción a la festividad por considerar que es:

“…una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del pais.”

Además en el documento de declaratoria se destaca:

“Ese encuentro anual entre las personas que la celebran y sus antepasados, desempeña una función social que recuerda el lugar del individuo en el seno del grupo y contribuye a la afirmación de la identidad…”

además de:

“…aunque la tradición no está formalmente amenazada, su dimensión estética y cultural debe preservarse del creciente número de expresiones no indígenas y de carácter comercial que tienden afectar su contenido inmaterial.”

Otros  enlaces relacionados

Guía para hacer una Ofrenda de Muertos

Ideas para vestir calacas el Día de Muertos

Día de Muertos entre los pueblos indígenas

Día de Muertos en México

iteso.mx

Exposiciones de Ofrendas del Día de Muertos 2008 lugares en donde se van a exponer.