animalesGeneralNaturalezasociedad

A mi gatita Bisha… siempre estarás entre nosotros

A mi gatita Bisha... siempre estarás entre nosotros

Bisha, hermosa, con un par de grandes luceros azules, entre Siamesa y atigrada, alegre, fiel, una fiera a la hora de vigilar su territorio, reservada con unos, cariñosa con otros, y más prudente que ningún humano que yo conozca. A ti, mi gatita Bisha dedico esta nota.

Bisha estuvo entre nosotros por 10 años, se podría pensar  que fueron muchos, pero no, fueron pocos, muy pocos, hubiéramos querido que permanecieras más, muchos más años entre nosotros, que siguieras regalándonos tus gracias, tus constantes desvelos detrás de la ventana esperando a cada uno de los integrantes de la familia, pero principalmente tu compañía, quién pudiera pensar que una gata, un animal tan pequeño pudiera ser tan grande como para llenar un espacio tan importante en una casa… en una mente, en unos corazones.

Bisha, ¿cómo olvidar cuando llegaste a casa y sin saber nada sobre gatos, y después de observarte y acariciarte nos dimos cuenta de que movías la cola de un lado hacia otro?- dijímos- «¡Mira, los gatos también mueven la cola como los perros cuando están contentos!» ¡ese día nos salvamos de un buen arañazo!-después, supimos que los gatos mueven la cola cuando van a atacar : ))))

Al comprar unos libros sobre gatos nos enteramos de cosas realmente fantásticas, como que tienen un lenguaje muy amplio que expresan mediante maullidos, movimientos de cola, bigotes y un sin fin de expresiones que aprendimos a entender en ella.

Bisha, ¿cómo olvidar cuando nos acompañabas a cada uno de nosotros en sus respectivas recámaras por períodos a veces largos, a veces cortos, y cuando detectabas con tu sexto sentido cuando alguien  estaba enfermo y querías aliviar con tu calor su dolor…lo bien que entendías las palabras: agua, leche, comida, no, ven, toma y otras más?.

Y no sabes cómo hubiéramos querido evitarte tus últimos sufrimientos, aliviarte y quitarte de tajo  la enfermedad y ver tus fiestas y tus requerimiento de agua y croquetas, subir y bajar las escaleras y verte buscar tus lugares predilectos para tomar el sol.

Bisha, no sabes cuán doloroso es saber que nunca te volveremos a ver, y nunca más veremos a través de la ventana tus dos hermosos luceros azules esperando  nuestro regreso.

Tu recuerdo siempre vivirá en nuesta mente y nuestro corazón.

Te amamos Bisha…Bishita…

A mi gatita Bisha... siempre estarás entre nosotros

Bisha se durmió el 31 de diciembre de 2010

Imágenes: Galería personal de Argelia Castañeda/Bisha

Nota relacionada: «Oda al Gato» de Pablo Neruda

16 Comments

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.