ActualidadanimalesCulturaNaturaleza

La muerte de Cecil el León debería sentar un precedente en las Leyes para la protección de fauna en peligro de extinción

Cecil_el_leon-Wikipedia

La muerte de Cecil el León de Zimbabwe debería de sentar un precedente en las Leyes para la protección de fauna en peligro de extinción en todo el mundo. En estos casos no debería existir  la “cacería controlada” ni ninguna otra excepción, y mucho menos promover a estos ejemplares como “trofeos”, esto, en mentes que no comprenden lo que es un ANIMAL en PELIGRO de EXTINCIÓN representa un grave riesgo y acelera su desaparición de la faz de la tierra , y hacen ver a estos animales como más valiosos muertos que vivos.

Triste y vergonzoso debería de ser entrar a un lugar, casa, oficina etc., y ver en las paredes una cabeza de León, Rinoceronte Blanco o Negro, Tigre, colmillos de Elefante, y la lista es larga, e incluso de cualquier otro animal sin importar si está o no en vías de extinción.

Disgusto general a nivel mundial causó la noticia de la cruel muerte de Cecil, (La noticia la dio a conocer el personal de Zimbabwe Conservation Task Force) uno de los más famosos y queridos leones de Zimbabwe que vivía en el Parque Nacional de Hwangeun, Cecil era un  ejemplar excepcional y portaba un GPS para observar todos sus movimientos, ya que se encontraba siendo estudiado por la Unidad de Investigación de Conservación de Vida Silvestre de la Universidad de Oxford de Inglaterra.

El magnífico ejemplar de León africano llamado Cecil, y que destacaba por su cabellera negra y flecos, nació en 2002, tenía un comportamiento más sociable que los demás leones del parque, ya que no le asustaba la cercanía de los turistas que los visitaban en carro, permitiéndoles tomar fotografías con gran nitidez.

Cecil-leon-

Este Rey de la Selva fue cazado y muerto el pasado 1 de julio por el dentista estadounidense Walter Palmer, este sujeto a cazado a diversos animales durante años, los mira como “trofeos” para adornar sus paredes, seguro sentirá una satisfacción insana al verlos ahí, inertes, sin vida y, disfrutará con ello. Y aunque después del revuelo y la desaprobación que causó a nivel mundial tanto en medios informativos como en redes sociales, haya dicho: “lo siento” o “no sabía que era famoso”, eso no lo disculpa de su acto alevoso, ya que Cecil fue sacado de la Reserva de Protección Según informe delcon el engaño  de una carnada atada a la camioneta, ya fuera del área, intentó matarlo con arco y flecha sin conseguirlo, lo siguió durante 40 horas para poder rematarlo con un rifle, para después despellejarlo y cortarle la cabeza. Muerte cruel y despiadada para un hermoso ejemplar de león… y para cualquier otro animal.

Por desgracia los “entes” llamados “cazadores”, “aficionados y amantes de la caza” y/o “cazadores de trofeos”, gozan con la muy cuestionable superioridad que les da el matar a animales en desigualdad de condiciones.
Palmer pertenece a un grupo llamado “Trophy hunt America” que se dedica a la cacería legal en diversas zonas de Estados Unidos.

cecil el leon

Este es el  momento para que las Leyes tanto de Protección a la Fauna, Animales en Peligro de Extinción y las que rigen la cacería legal sean revisadas, modificadas y endurecidas, la muerte cruel de Cecil debería sentar las nuevas bases para esta regulación. No se puede seguir acabando con las especies y mucho menos verlas como trofeos, trofeo sería que lográramos salvar de la extinción a cientos de animales que están en peligro y que de seguir así, las generaciones más jóvenes sólo conocerán en los libros o en imágenes de internet.

El ejercicio de la caza es muy antiguo, en sus inicios se cazaba para poder subsistir, para alimentarse, después tuvo sus variantes: la afición, dividiéndose ésta en caza mayor y caza menor.

También existe la caza sostenible, esta es permitida cuando una especie tiene una reproducción normal o excesiva, y que por supuesto no está en peligro de extinción, pero en algunos lugares del mundo y de África, también se permite cazar a un determinado número de ejemplares (aún en peligro de extinción) con el argumento de que los ingresos son para ayudar a conservarlos, lo que para algunos es una mentira, ya que la mayoría de esos recursos económicos se quedan en los bolsillos de los operadores de caza y el gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.