La Prisión y Granja Penal de Iwahig- copia

¿Imaginas una cárcel sin rejas? podríamos empezar diciendo que esto sería el sueño de cualquier persona que tuviera que estar en una cárcel por el motivo que fuera y, que además ésta fuera una granja en un lugar paradisíaco rodeado de naturaleza, cielo, aire puro y trabajando en un ambiente de relativa libertad. Pero claro que estar privado de la libertad no es el sueño de nadie. Pero, ¿sería posible una cárcel sin rejas en cualquier parte del mundo?, tal vez no, intervienen muchos aspectos, pero valdría la pena que se empezara a tomar como ejemplo la Prisión Y Granja de Iwahig en Filipinas para rehabilitar y reinsertar  a la sociedad a quienes cumplen una condena.

La Prisión y Granja Penal de Iwahig

Pero esto, aunque interesante no es algo nuevo, al menos en Filipinas, La Prisión y Granja Penal de Iwahig se encuentra en Puerto Princesa, Palawan, Filipinas. Tuvo sus inicios con el régimen español en donde se enviaba a delincuentes exiliados. Y en 1904 el Gobernador Lucas Wright lo autorizó como penal para enviar ahí a los prisioneros que no cabían o no podían ser enviados a la cárcel de Bilibid en Manila, en este tiempo su extensión era de 22 hectáreas.

Y en 1907 se aprobó la Ley para que quedara clasificado como una institución penal. Hoy Iwahig cuenta con más de 45 mil hectáreas, podríamos pensar que en una prisión sin rejas y con las facilidades que tienen sus ocupantes ésta es sólo para quienes cometieron delitos menores, pero no, alberga a asesinos, violadores, estafadores etc, es por ello que están claramente identificados de acuerdo al color de su camisa: los de beige son reos de mínima seguridad y se les asignan tareas de oficina y otras, los de camisa azul son criminales de seguridad media y sus tareas son las más rudas, trabajan en los campos de arroz, y aunque sus herramientas son las propias del campo, que pudieran desde luego representar peligro, como los machetes, son vigilados por pocos guardias sin temor a un motín o algo parecido.

¿Qué es lo que hace que los reos de la Prisión y Granja Penal de Iwahig en Filipinas no escapen de esta cárcel sin rejas y los intentos de fuga sean muy raros? , además del lugar que más que una privación de libertad o castigo parece un paraíso, los presos pueden elegir vivir con sus familias, trabajar en el campo u otras actividades, aprender un oficio y obtener ganancias de su trabajo, de las cuales el 50% les será entregado cuando cumplan su condena, y además tener la posibilidad de una más fácil reinserción en la sociedad.

Los presos también pueden elegir tener una formación profesional que les permita desarrollarse dentro y fuera del penal cuando logren su libertad total, estudiando y practicando la Agricultura, Pesca, Silvicultura, Carpintería y hasta Paramedicina.

La Prisión y Granja Penal de Iwahig forma parte de las siete unidades operativas de la Oficina de Asuntos Penitenciarios dependientes del Departamento de Justicia de Filipinas.

Department of Justice Filipinas