El terremoto de 8.9 grados en la escala de Richter ocurrido en Japón este 11 de marzo es hoy una sus  mayores catástrofes naturales después de que en 1923 murieran 140 mil personas a causa de un terremoto de 7.9 grados.
Japón también llamado la Tierra del Sol Naciente (Japón/Nippon, significa el origen del sol) se conforma por varias islas, las más grandes son Honshu, Hokkaido, Kyushu y Shikoku, es una de las potencias económicas mundiales, cuenta con alrededor de 127 millones de personas, y es el segundo país más poblado de Asía Oriental.

Japón al ser un archipiélago estratovolcánico resulta ser una zona con demasiada actividad volcánica por lo que los sismos y terremotos son frecuentes, algunos más severos y destructivos que otros, y en muchas ocasiones provocan los tsunamis.

Se calcula que como resultado del terremoto del 11 de marzo han muerto cientos de personas, miles se encuentran heridas y muchas más aún no han podido ser localizadas.

A este primer terremoto le han seguido varias réplicas, el aeropuerto se encuentra cerrado así como importantes vías de comunicación; principalmente la marítima y la telefonía además del sumistro eléctrico.

A todo lo anterior se sumó ayer la alerta de una posible explosión nuclear que por desgracia ha ocurrido en horas de la noche en la planta nuclear de Fukushima, al momento se han evacuado a 45 mil personas pero el riesgo existe aún en otras plantas del país nipón.

Green Peace menciona 4 plantas nucleares dañadas: Fukushima Daiichi, Fukushima-daini, Onagawa y Tokai 2, entre todas suman 14 reactores.