AbejasActualidadAnimales en peligro de extinciónApiculturaCulturaMundoNaturalezaPandemías

El Hongo Nosema pone en riesgo la supervivencia de las abejas

No sólo el hombre y sus acciones están acabando con las abejas y otros insectos polinizadores, el Hongo Nosema es una amenaza creciente para el más importante de los insectos que habitan el planeta.

En este tiempo tan difícil para el mundo debido a la pandemia, los investigadores además, luchan para mitigar los daños que el hongo Nosema está causando en colonias de abejas en diferentes partes del mundo, sobre todo por los cambios que ha venido presentando en los últimos años.

Hay dos hongos que son altamente infecciosos y que matan a las abejas:

1.- Hongo Ascosphaera apis

Ascosphaera apis es una especie de hongo que produce la enfermedad denominada ascosferosis, también llamada cría encalada o cría yesificada por la apariencia de momia que presentan las larvas o crías muertas, esta enfermedad ataca a las larvas de las abejas melíferas, por ser un hongo es una enfermedad ligada a la temperatura y humedad de la colmena.

La transmisión de la enfermedad se realiza principalmente mediante las abejas limpiadoras, que al intentar extraer a las larvas muertas se contaminan. Las obreras nodrizas limpian las celdas de momias muertas tirándolas al piso de la colmena.

2.- Hongo Nosema ceranae

Nosema ceranae es un hongo microsporidio parásito unicelular, originario de Apis cerana, que a partir del 2004 se detectó en España y que afecta a las abejas melíferas,

Investigadores relacionan el colapso de las colmenas, también llamado «síndrome de despoblamiento de las abejas» a este microporidio. Mientras que el hongo Apis mata a las larvas (crías) el Nosema ceranae infecta a las abejas adultas produciéndoles nosemosis, causando la muerte de colonias enteras de abejas y por consecuencia la disminución en la producción de miel.

El parásito Nosema ceranae procede de Asia, provoca una enfermedad crónica, en la que la abeja se contagia en los puntos donde bebe, recolecta el néctar o, incluso, en la propia colmena donde existen restos de heces. Las bolas de polen, alimento proteico de las abejas elaboradas con saliva, pueden contener, también, las esporas de dicho parásito.

Nosema es un parásito unicelular que emite esporas, las cuales forman un hongo, éste ha ido variando afectando a abejas de todo el mundo.

Preocupa a los investigadores la forma en la que las abejas se pueden infectar, ya que el hongo atraviesa los pétalos de las flores durante la polinización, es decir que si el hongo Nosema se encuentra en la flor, la infección es inevitable.

Cuando el hongo nosema infecta a una abeja, primero se rompen las células infectadas, luego libera esporas que se esparcen por el cuerpo y finalmente matan a la abeja.

Además de que en lo que las abejas mueren pueden dejar esporas en las flores que van polinizando y así infectar a otras abejas y demás insectos polinizadores.

Fuentes: Wikipedia y organizaciones afines a las abejas.

Fotografía: Argelia Castañeda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.