Sobre la muerte – Frases Célebres

Sin título copia

“La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”.

Jorge Luis Borges

Escritor argentino

Fotografía: Argelia Castañeda

“La jaula” – Poemas

sol-playa

“La jaula”

Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan.

Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.

Alejandra Pizarnik

“Vuelo sin orillas” – Poemas

gaviotas volando

“Vuelo sin orillas”

Abandoné las sombras,
las espesas paredes,
los ruidos familiares,
la amistad de los libros,
el tabaco, las plumas,
los secos cielorrasos;
para salir volando,
desesperadamente.

Abajo: en la penumbra,
las amargas cornisas,
las calles desoladas,
los faroles sonámbulos,
las muertas chimeneas
los rumores cansados,
desesperadamente.

Ya todo era silencio,
simuladas catástrofes,
grandes charcos de sombra,
aguaceros, relámpagos,
vagabundos islotes
de inestable riberas;
pero seguí volando,
desesperadamente.

Un resplandor desnudo,
una luz calcinante
se interpuso en mi ruta,
me fascinó de muerte,
pero logré evadirme
de su letal influjo,
para seguir volando,
desesperadamente.

Todavía el destino
de mundos fenecidos,
desorientó mi vuelo
-de sideral constancia-
con sus vanas parábolas
y sus aureolas falsas;
pero seguí volando,
desesperadamente.

Me oprimía lo fluído,
la limpidez maciza,
el vacío escarchado,
la inaudible distancia,
la oquedad insonora,
el reposo asfixiante;
pero seguía volando,
desesperadamente.

Ya no existía nada,
la nada estaba ausente;
ni oscuridad, ni lumbre,
-ni unas manos celestes-
ni vida, ni destino,
ni misterio, ni muerte;
pero seguía volando,
desesperadamente.

Oliverio Girondo

Poeta argentino

“Mi padre me dijo de niño” – Poemas

IMG_7220 copia

“Mi padre me dijo de niño”

Mi padre me dijo de niño
que los árboles crecían
hacia arriba y hacia abajo,
por fuera bebiendo el aire
por dentro tierra apretados.

Mi padre me dijo de niño
que los árboles son hermanos
por fuera los mata el hombre
por dentro se dan las manos.

Mi padre me dijo de niño
que los árboles del patio
conversan siempre entre ellos
por las noches ratos largos.

Mi padre me dijo de niño
que los árboles de pájaros
renacen en primavera
dan frutos en el verano.

Mi padre me dijo de niño
que dos obreros del barrio
son árboles silenciosos
que a mí me engendraron árbol.

Teodoro R. Frejtman

Fotografía: Argelia Castañeda

Google recuerda a Gustavo Cerati ¡Gracias totales!

gustavo-ceratis-56th-birthday-5717535546671104.2-hp2x

 

Gus estaría cumpliendo hoy 56 años de edad !Gracias totales! frase que identificaba al cantautor más influyente del Rock iberoamericano, Gustavo Cerati, a casi un año de su muerte Google le dedica su ya famoso Doodle.

Gustavo Adrián Cerati nació en Buenos Aires, Argentina el 11 de agosto de 1959, murió en su ciudad natal el 4 de septiembre de 2014. Músico, cantautor, compositor y productor discográfico, alcanzó la fama internacional primero, con la mítica banda Soda Stero, así como en su carrera de solista.

El 15 de mayo de 2010 sufrió un accidente cardiovascular que lo mantuvo en coma a lo largo de 4 años, muriendo el 4 de septiembre de 2014 de un paro respiratorio.

“El velero blanco” – Poemas

mar con velero y gaviota

“El velero blanco”

Desde que era niño siempre tuvo un sueño,
se lo dio un barquito hecho de papel,
y fue desde entonces que quiso ser dueño
de un velero blanco y bogar en él,
no por los paisajes de un mundo lejano
cubierto por islas de hermoso coral
él solo soñaba sentarse en su barco
y por una brisa dejarse llevar.

Al pasar el tiempo se quedó en un sueño
como tantos sueños, su sueño de mar
nunca dijo nada, pues siempre temía
que si alguien sabía se fuera a burlar.

Hoy que ya está viejo, y nadie le ofrece
por sus pocas fuerzas un trozo de pan,
agarra la silla, esa que se mece,
y se va hasta el patio, buscando soñar,
en la vieja silla se siente en el barco,
cerrando los ojos escucha la mar
y hasta hay una brisa…
que baja a sus labios
olas muy pequeñas…
con sabor…
a sal…

Ramón de Almagro

Poeta argentino

Gustavo Cerati murió, leyenda en vida, leyenda hoy…

800px-Soda_Stereo_en_Santiago_de_Chile

Después de 4 años años de ese sueño profundo en el que cayó, Gustavo Cerati murió, y con él la esperanza de muchos en ese “Me verás volver”, aunque no sabíamos en qué condiciones físicas y mentales regresaría, todos teníamos ese deseo. queríamos seguir disfrutando de su gran talento musical, hoy seguirá siendo leyenda y sus canciones y éxitos sonarán por mucho tiempo.

Gustavo Adrián Cerati, nació en Buenos Aires, Argentina, el 11 de agosto de 1959, murió en la misma ciudad que lo vio nacer este 4 de septiembre de un paro respiratorio.

Después de 4 años años de permanecer en coma a causa de un accidente cardiovascular, el músico, compositor, cantautor y productor deja honda tristeza entre sus seguidores y dentro del mundo de la música.

Cerati fue un gran músico y compositor, tocaba varios instrumentos musicales y era considerado como uno de los más influyentes músicos  del rock iberoamericano. Su éxito y fama comenzaron en 1982 con la banda “Soda Stereo”, en donde era vocalista y músico, Soda Stereo tuvo reconocimiento internacional y fue considerada como la banda iberoamericana más influyente de todos los tiempos y, una leyenda en la música latina.

Cerati inició su carrera como solista en los años 90 en paralelo con la banda, pero no es sino hasta la disolución definitiva de la misma que Cerati toma de lleno su carrera de solista, muchos fueron los éxitos como banda. Y en solitario deja 5 álbumes: Amor Amarillo (1993), Bocanada (1999), Siempre Es Hoy (2002) ,Ahí Vamos (2006) y Fuerza Natural (2009)

Gustavo Cerati, leyenda en vida, leyenda hoy, con su ausencia física se va la esperanza de ese “Me verás volver”.

Descansa en Paz Gustavo Cerati

Imagen: Wikipedia

Murió Juan Gelman el poeta del Oficio Ardiente

Juan_Gelman_-presidenciagovar-_31JUL07
El 14 de enero de 2014, en la Ciudad de México, murió el poeta del Oficio Ardiente-como él mismo se nombraba-Juan Gelman. Nació en Buenos Aires, Argentina el 3 de mayo de 1930. Su mirada triste tuvo un porqué: Su ideología política, los golpes de Estado y la Dictadura en su país natal, le privaron de su libertad, lo exiliaron y le arrebataron a dos de sus hijos, su nuera y a su nieta, ésta última recuperada hace tan sólo 2 años atrás.

Poeta desde los 8 años, periodista, escritor y traductor. Talento altamente reconocido con premios como: Premio Cervantes (2007), Premio de Literatura Latinoamericana y del caribe Juan Rulfo (2000), Premios Iberoamericanos de Poesía Ramón López Velarde (2003), Pablo Neruda (2005) y Reina Sofía (2005).

Juan Gelman publicó su primer poema a los 11 años en la revista Rojo y Negro, en su juventud, junto con otros jóvenes con ideología comunista, fundó el grupo de poetas El pan duro, publicando en 1956 el primer libro titulado “Libro, violín y otras cuestiones”.

En 1963 y bajo el mandato presidencial del golpista José María Guido, Gelman fue encarcelado por sus ideas comunistas, al salir de la cárcel abandona las filas del partido para solidarizarse con la revolución peronista.

Juan Gelman inicia su actividad periodística en 1965, en 1966 y durante la dictadura militar que sufría Argentina se integra a las FAR, (Fuerzas Armadas Revolucionarias) en la lucha en contra del gobierno dictatorial. Durante su exilio vivió en Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y México, país al que regresaría por voluntad, después del indulto presidencial de Carlos Menen.

Juan Gelman deja una amplia producción literaria, entre la que destaca, y sólo por mencionar algunos títulos:

Violín y otras cuestiones (1956), El juego en que andamos (1959), Velorio del solo (1961), Gotan (1962), Cólera buey (1964), Fábulas (1971), Hacia el Sur (1982), Carta a mi madre (1989), País que fue será (2004) y el último, El emperrado corazón amora (2011).

Mi Buenos Aires querido

Sentado al borde de una silla desfondada,
mareado, enfermo, casi vivo,
escribo versos previamente llorados
por la ciudad donde nací.
Hay que atraparlos, también aquí
nacieron hijos dulces míos
que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
Hay que aprender a resistir.
Ni a irse ni a quedarse,
a resistir,
aunque es seguro
que habrá más penas y olvido.

Gotán (1963)

El mundo de las Letras está triste, pero Juan Gelman no se fue, a los grandes como él la muerte los inmortaliza.

Fotografía: Wikipedia

“Aparición urbana” – Poemas

Caballo-Arabe-Blanco-fondosescritorio.net

“Aparición urbana”

¿Surgió de bajo tierra?
¿Se desprendió del cielo?
Estaba entre los ruidos,
herido,
malherido,
inmóvil,
en silencio,
hincado ante la tarde,
ante lo inevitable,
las venas adheridas
al espanto,
al asfalto,
con sus crenchas caídas,
con sus ojos de santo,
todo, todo desnudo,
casi azul, de tan blanco.
Hablaban de un caballo.
Yo creo que era un ángel.

Oliverio Girondo

Imagen: fondosescritorio.net

“Delectación morosa” – Poemas

"Delectación morosa" - Poemas

“Delectación morosa”

La tarde, con ligera pincelada

que iluminó la paz de nuestro asilo,

apuntó en su matiz crisoberilo

una sutil decoración morada.

Surgió enorme la luna en la enramada;

las hojas agravaban su sigilo,

y una araña en la punta de su hilo,

tejía sobre el astro, hipnotizada.

Poblóse de murciélagos el combo

cielo, a manera de chinesco biombo;

sus rodillas exangües sobre el plinto

manifestaban la delicia inerte,

y a nuestros pies un río de jacinto

corría sin rumor hacia la muerte.

Leopoldo Lugones

Sobre la belleza – Frases Célebres

Sobre la belleza - Frases Célebres

“Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso”.

Jorge Luis Borges

Fotografía: Argelia Castañeda

“A un poeta menor de la antología” – Poemas

"A un poeta menor de la antología" - Poemas

“A un poeta menor de la antología”

¿Dónde está la memoria de los días
que fueron tuyos en la tierra, y tejieron
dicha y dolor y fueron para ti el universo?

El río numerable de los años
los ha perdido; eres una palabra en un índice.

Dieron a otros gloria interminable los dioses,
inscripciones y exergos y monumentos y puntuales historiadores;
de ti sólo sabemos, oscuro amigo,
que oíste al ruiseñor, una tarde.

Entre los asfódelos de la sombra, tu vana sombra
pensará que los dioses han sido avaros.

Pero los días son una red de triviales miserias,
¿y habrá suerte mejor que la ceniza
de que está hecho el olvido?

Sobre otros arrojaron los dioses
la inexorable luz de la gloria, que mira las entrañas y enumera las grietas,
de la gloria, que acaba por ajar la rosa que venera;
contigo fueron más piadosos, hermano.

En el éxtasis de un atardecer que no será una noche,
oyes la voz del ruiseñor de Teócrito.

Jorge Luis Borges

Fotografía: Argelia Castañeda (Bahía de Chetumal)

“Alguien” – Poemas

"Alguien" - Poemas

“Alguien”

Un hombre trabajado por el tiempo,
un hombre que ni siquiera espera la muerte
(las pruebas de la muerte son estadísticas
y nadie hay que no corra el albur
de ser el primer inmortal),
un hombre que ha aprendido a agradecer
las modestas limosnas de los días:
el sueño, la rutina, el sabor del agua,
una no sospechada etimología,
un verso latino o sajón,
la memoria de una mujer que lo ha abandonado
hace ya tantos años
que hoy puede recordarla sin amargura,
un hombre que no ignora que el presente
ya es el porvenir y el olvido,
un hombre que ha sido desleal
y con el que fueron desleales,
puede sentir de pronto, al cruzar la calle,
una misteriosa felicidad
que no viene del lado de la esperanza
sino de una antigua inocencia,
de su propia raíz o de un dios disperso.

Sabe que no debe mirarla de cerca,
porque hay razones más terribles que tigres
que le demostrarán su obligación
de ser un desdichado,
pero humildemente recibe
esa felicidad, esa ráfaga.

Quizá en la muerte para siempre seremos,
cuando el polvo sea polvo,
esa indescifrable raíz,
de la cual para siempre crecerá,
ecuánime o atroz,
nuestro solitario cielo o infierno.

Jorge Luis Borges

Fotografía: Argelia Castañeda (Paisaje de Oaxaca tomado en julio de 2010)

“All our yesterdays” – Poemas

"All our yesterdays" - Poemas

“All our yesterdays”

Quiero saber de quién es mi pasado.
¿De cuál de los que fui? ¿Del ginebrino
que trazó algún hexámetro latino
que los lustrales años han borrado?

¿Es de aquel niño que buscó en la entera
biblioteca del padre las puntuales
curvaturas del mapa y las ferales
formas que son el tigre y la pantera?

¿O de aquel otro que empujó una puerta
detrás de la que un hombre se moría
para siempre, y besó en el blanco día

la cara que se va y la cara muerta?

Soy los que ya no son. Inútilmente
soy en la tarde esa perdida gente.

Jorge Luis Borges

Fotografía: Argelia Castañeda

“Salvación” – Poemas

"Salvación" - Poemas

“Salvación”

Se fuga la isla
Y la muchacha vuelve a escalar el viento
y a descubrir la muerte del pájaro profeta
Ahora
es el fuego sometido
Ahora
es la carne
la hoja
la piedra
perdidos en la fuente del tormento
como el navegante en el horror de la civilación
que purifica la caída de la noche
Ahora
la muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

Alejandra Pizarnik

“Objetos perdidos” Poemas

"Objetos perdidos" Poemas

“Objetos perdidos”

Por veredas de sueño y habitaciones sordas
tus rendidos veranos me aceleran con sus cantos
Una cifra vigilante y sigilosa
va por los arrabales llamándome y llamándome
pero qué falta, dime, en la tarjeta diminuta
donde están tu nombre, tu calle y tu desvelo
si la cifra se mezcla con las letras del sueño,
si solamente estás donde ya no te busco.
Mendoza, Argentina 1944
La mufa
Vos ves la Cruz del Sur,
respirás el verano con su olor a duraznos,
y caminás de noche
mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires,
por ese siempre mismo Buenos Aires.
Quizá la más querida

Me diste la intemperie,
la leve sombra de tu mano
pasando por mi cara.
Me diste el frío, la distancia,
el amargo café de medianoche
entre mesas vacías.

Siempre empezó a llover
en la mitad de la película,
la flor que te llevé tenía
una araña esperando entre los pétalos.

Creo que lo sabías
y que favoreciste la desgracia.
Siempre olvidé el paraguas
antes de ir a buscarte,
el restaurante estaba lleno
y voceaban la guerra en las esquinas.

Fui una letra de tango
para tu indiferente melodía.
Una carta de amor
Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

Julio Cortázar

Imagen: Tuswallpapersgratis

Sobre Dios – Frases Célebres

Sobre Dios - Frases Célebres

“Cuando un pueblo trabaja Dios lo respeta. Pero cuando un pueblo canta, Dios lo ama”.
Facundo Cabral

 

“Pobreza a los diez años” – Poemas

"Pobreza a los diez años" - Poemas

“Pobreza a los diez años”

Toda mi angustia tuvo la forma de un zapato.
de un zapatito roto, opaco, desclavado.
El patio de la escuela… Apenas tercer grado…
Qué largo fue el recreo, el más largo el año.
Yo sentía vergüenza de mostrar mi pobreza.
Hubiera preferido tener rotas las piernas
y entero mi calzado. Y allí contra una puerta
recostada, mirando, me invadía el cansancio
de ver cómo corrían los otros por el patio.

Zapatos con cordones, zapatos con tirillas,
todos zapatos sanos. Me sentía en pecado
vencida y diminuta, mi corazón sangrando…
Si supieran los hombres cuánto a los diez años
puede sufrir un niño por no tener zapatos…
Que anticipo de angustia. Todavía perdura
doliéndome el pasado. El patio de la escuela
y aquel recreo largo…

Mi piececito trémulo, miedoso, acurrucado.
Mi infancia entristecida, mi mundo derrumbado.
Un pájaro sin alas, tendido al pie de un árbol.
La pobreza no tiene perdón a los diez años.

Matilde Alba Swann

Imagen: Ein Paar Schuhe” Vincent Van Gogh (1886)

Sobre el ser humano – Frases Célebres

Sobre el ser humano - Frases Célebres

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

Jorge Luis Borges

 

Imagen: Mural en el Teatro y Museo Dalí

“Al horizonte de un suburbio”- Poemas

"Al horizonte de un suburbio"- Poemas

“Al horizonte de un suburbio”

Pampa:
Yo diviso tu anchura que ahonda las afueras,
yo me estoy desangrando en tus ponientes.

Pampa:
Yo te oigo en las tenaces guitarras sentenciosas
y en altos benteveos y en el ruido cansado
de los carros de pasto que vienen del verano.

Pampa:
El ámbito de un patio colorado me basta
para sentirte mía.

Pampa:
Yo sé que te desgarran
surcos y callejones y el viento que te cambia.
Pampa sufrida y macha que ya estás en los cielos,
no sé si eres la muerte. Sé que estás en mi pecho.

Jorge Luis Borges

Del libro de Poemas “Luna de enfrente” (1925)

 

Imagen: Flickr

« Notas Anteriores